sábado, agosto 25, 2007

SERENAZGO DE CHICLAYO

Incomunicados


La falta de equipo para intercomunicarse entre policías y serenos es la principal carencia del Serenazgo en el distrito de Chiclayo, servicio de Seguridad Ciudadana que por estos días cumpliera un mes operando en las calles.


Creada para coordinar y colaborar con los órganos públicos en la protección de las personas, de los bienes, en el mantenimiento de la tranquilidad y en el orden público, fue el seno del concejo de la provincia de Chiclayo, el que el pasado 16 de febrero, en sesión ordinaria, con voto favorable de la mayoría de sus integrantes, aprobara la creación del cuerpo de Serenazgo, que compartiría la misión de la Policía Nacional en prever los actos delincuenciales e ir a la par con la sétima política de Estado, la que reside en la erradicación de la violencia y el fortalecimiento del civismo y de la seguridad ciudadana.

Pero a la fecha, sin medir las consecuencias de una debida implementación la Unidfad de Serenazgo adolece de un sistema de comunicación que le permita a cada unidad móvil intercomunicarse con una central, donde la comunidad haga llegar sus urgencias, caso contrario, tanto las camionetas como las motocicletas continuarán “dando vueltas” sin sentido alguno por la ciudad en busca de accidentes o incidentes fortuitos.

Mencionar que estas unidades móviles están implementadas con equipos de radio mas no cuentan con una antena o central de urgencias. En espera de que se les equipe como debe ser, por ahora, serenos, policías y pobladores se intercomunican haciendo uso de celulares, permitiendo el enlace entre la Sub Gerencia de Seguridad Ciudadana, la Comisaría César Llatas o directamente a la sede de Radio Patrulla.

La salida está a la vuelta de la esquina y así lo entienden en la reciente creada Unidad de Serenazgo, pues en caso que no se concreten las acciones de requerimiento de nuevos equipos, otro plan de avance para este Servicio sería la implantación de sensores que se activen cuando un vehículo esté estacionado por más de tres minutos, algo que ayudaría a la seguridad de los mismos serenos, debido a que en las intervenciones que realicen reciban la asistencia de patrulleros policiales o de otras unidades de Serenazgo, aunque para dar este importante paso se requiere de la previa aceptación de parte de las autoridades municipales, así como del otorgamiento de una partida adicional que se le sumaría al precario presupuesto que le fuera asignado al momento de ser creada.

Gabriel Balaguer Nery, Sub Gerente de Seguridad Ciudadana, asegura además que el Serenazgo en Chiclayo ya hizo llegar su pedido de antena de radio, para la interconexión entre las camionetas y las motocicletas que circulan por el cercado de la ciudad, debido a que el encargado de equipar los vehículos es el municipio, por competerle directamente el manejo del Cuerpo de Serenazgo de la ciudad.

Malestar policial
A raíz de la falta de implementación, fuentes dignas de todo crédito aseguran que en el seno de la Policía Nacional, que apoya con efectivos para cada unidad vehicular, existe contradicción ante el hecho de que el nuevo servicio de Serenazgo no cuente con el equipo necesario para su comunicación interna y externa, siendo una central de radio o de red privada telefónica la solución a estos problemas de intercomunicación que afronta la recién creada Unidad de Serenazgo.

Pese a las facilidades que la institución policial otorga al servicio, ésta ve truncadas sus operaciones ante la falta de comunicación con una central, desde donde reciba las urgencias e indicaciones de patrullaje. Pero no por esto dejarán de trabajar en forma armónica y coordinada con el municipio, sin buscar protagonismos de ningún tipo.

Asimismo, manteniendo la reserva del caso, los serenos también hacen sentir su voz de protesta e incomodidad por la falta de implementación de la oficina que funge como Central de Operaciones, la cual no cuenta siquiera con una máquina de escribir que permita elaborar sus informes, siendo lo ideal dotarlos de una computadora para mantener un mejor registro de las capturas que se vienen suscitando. Otra causa de disconformidad es el personal policial que colabora con ellos, efectivos que a su criterio deberías ejecutar labores administrativas por no contar con el físico necesario para la ajetreada labor de serenazgo.

Operaciones
Fue recién el 1 de abril cuando el cuerpo de Serenazgo en Chiclayo, conformado por treinta y ocho serenos, inició operaciones, servicio que cuenta con cinco camionetas e igual número de motocicletas, operadas por serenos y dos efectivos de la Policía Nacional del Perú, siendo el de más antigüedad quien funge de operador y dirige las intervenciones, por ende el de menos tiempo de servicio será su adjunto, completando el equipo dos serenos, quienes apoyan con la fuerza en caso sea necesario o simplemente como conductores.

El total de número de efectivos se divide en tres turnos, siete horas cada uno, laborando todos los días del mes incluidos los feriados. Los dos primeros turnos se encargan netamente de acciones de prevención y patrullaje por la ciudad, mientras que el tercer turno asiste a la municipalidad en cuestiones de reciclaje con el camión de la misma y la cooperación de ocho serenos.

Siendo ésta una experiencia cuasi novedosa en nuestra ciudad, aún deja en tela de juicio ciertas situaciones, por ejemplo que los efectivos policiales no reciben remuneración adicional a su sueldo por integrar el cuerpo de Serenazgo en horarios considerados de servicio, situación contraria que acontece en Lima, donde desde 1996 viene operando el Servicio de Serenazgo asistido por efectivos policiales que, aprovechando sus días francos, ganan un dinero extra para el sustento de su hogar.

Por el momento y por el transcurso del presente años es la propia comuna la encargada de asistir con un presupuesto especial a esta Unidad, dinero que se destina principalmente al salario de los serenos y a la compra de los galones de petróleo para los vehículos.

Según el Mayor en retiro, Gabriel Balaguer Nery, Sub Gerente de Seguridad Ciudadana, posterior a este período a la ciudadanía se le cobrará por este servicio preventivo.

Radio de intervención
Para una mejor prevención e intervención de los miembros del Serenazgo, la ciudad de Chiclayo ha sido sectorizada en cinco partes, cada una de ellas vigilada por una camioneta. Así, el primer sector lo conforman las avenidas Sáenz Peña, Pedro Ruiz, José Leonardo Ortiz, Manuel María Ízaga y las vías que se encuentren en el perímetro; el segundo sector corresponde a las avenidas Pedro Ruiz, Angamos, Augusto B. Leguía, Castañeda Iparraguirre, José Balta y vías del perímetro; en el tercero, las avenidas Pedro Ruiz Oriente, Castañeda Iparraguirre, José Balta y vías del perímetro; en el cuarto sector las avenidas José Leonardo Ortiz, Manuel María Ízaga, Sáenz Peña, Andrés Towsend, Grau, Bolognesi y vías del perímetro; y por último, las avenidas Bolognesi, Jorge Chávez, Sáenz Peña y vías del perímetro.

Urbanizaciones como Santa Victoria, Federico Villarreal, Los Parques, Campodónico y Augusto B. Leguía también son consideradas dentro del programa de vigilancia, responsabilidad que recae en un sereno montado en una motocicleta, el mismo que no está autorizado para intervenir en incidentes, sino por el contrario en informar al efectivo policial más cercano, aunque su sola presencia induce a los delincuentes a retirarse. Tal es el caso de los mozalbetes que esperan la salida de las colegialas para propasarse o robarles las mochilas. De allí que los serenos se estacionan para impedir que éstos, ávidos de mostrar sus malas artes y costumbres, cumplan sus objetivos.

Intervenciones
En el corto tiempo de su puesta en marcha, el Cuerpo de Serenazgo ha procedido a realizar capturas a consumidores de droga, paqueteros, prestar auxilio en accidentes de tránsito, intervenir a conductores de mototaxis cuyos vehículos carecen de placas y que además no cuentan con su licencia de conducir, lustrabotas que salen a trabajar ebrios y faltan el respeto a señoritas, menores de edad protagonizando actos reñidos contra la moral cuyo punto de concentración es el Paseo de Las Musas, meretrices que causan revuelo en plena vía pública, y que además le roban a sus clientes, auxilio a madres cuyos hijos se extravían y frenar la modalidad delincuencial que nunca pasará de moda: arrebatos de carteras y celulares.

Según los propios serenos, el 80% de los mototaxis no tienen licencias de conducir, permiso de operatividad y SOAT y, en el colmo de los colmos ni el documento de identidad, el cual es traído por los dueños del vehículo cuando se les avisa que fue retenido.

Pese a que las intervenciones y posibles capturas únicamente le conciernen realizarlas al efecitvo policial mas no al sereno que lo asiste, los detenidos por las unidades de Serenazgo son trasladados a la Comisaría de la jurisdicción donde fueron capturados, para ser puestos a la orden de la ley.

Índice delincuencial
Según el informe que administra la Oficina de Seguridad Ciudadana, la delincuencia en Chiclayo ha disminuido en un 30%, siendo la tarea reducirlo aún más, de allí que el Serenazgo se haya convertido en un servicio que ayude a esta disminución generando una cultura de paz.

“Serenazgo no es la solución para la delincuencia en Chiclayo, es una ayuda para la solución, una ayuda a la Policía Nacional que no cuenta con vehículos que le den abasto, cumpliendo así su rol principal que es el de brindar apoyo incondicional a la institución policial” señala Balaguer Nery, tras añadir que la Unidad de Serenazgo, en su condición de apoyo y de servicio se propone ampliar la base social y el liderazgo municipal como agente de desarrollo local, logrando de esta manera una efectiva participación de la población y sus organizaciones, con el objetivo de proporcionar un ambiente pacífico que garantice una ciudad sin riesgos para la propia población.


((Jill Barón Rodríguez - Estudiante VIII ciclo Periodismo))
((Expresión Nº 514 - Chiclayo, del 10 al 17 de mayo del 2007))

1 comentario:

  1. ME GUSTARIA HACERLES UNA PREGUNTA SI USTEDES TAMBIEN CUIDADAN LA TRANQUILIDAD CIUDADANA, PUES EN LA URBANIZACION BRISAS ESPECIFICAMENTE EN LA CALLE ALVA DIAZ SE HA CONVERTIDO EN CAMPO DEPORTIVO QUITANDO LA TRANQUILIDAD EMOCIONAL DE LOS MORADORES TENIENDO QUE AGUANTAR GRITOS Y GROSERIAS DE UN GRUPO DE DESOCUPADOS INCLUYENDO HOMOSEXUALES QUE VIENEN A JUGAR ASI MISMO EXCISTE UNA CASA QUE VENDE LICOR A CUALQUIER HORA DEL DIA LLEGANDO TICOS Y MOTOTAXISTAS QUE SU ASPECTO Y MODALES DA QUE DECIR, A QUIEN ACUDIR PARA SOLUCIONAR ESTO, LAS LEYES NOS AMPARA, LA MUNICIPALIDAD VELA POR LA TRANQUILIDAD EMOCIONAL DE SUS HABITANTES, REALIZAN TAMBIEN FIESTAS CON SONIDOS ESTRIDENTES PERTURBANDO EL SUEÑO A LAS PERSONS QUE SALIMOS A TRABAJAR TODOS LOS DÍAS, ALGUIEN PODRA VELAR LA TRANQUILIDAD . GRACIAS

    ResponderEliminar

¿Me dices qué piensas?